lunes, 5 de mayo de 2008

Indigentes en el solar de la cárcel. El Correo de Andalucía

El solar de la cárcel de La Ranilla atrae indigentes

Manuel J. Fernández

Nuevo foco de indigentes en el solar de la cárcel de La Ranilla. Los vecinos de la calle Mariano Benlluire denuncian que personas sin hogar han empezado a montar sus chabolas en los antiguos aparcamientos correspondientes a los funcionarios de la prisión. Temen que sea “un reclamo” que atraiga a más sin techo.

La demolición de la prisión provincial Sevilla I ha dado paso a un amplio solar muy apetecible para los colectivos de indigentes. Mientras comienzan los trabajos de construcción del nuevo complejo donde irá la futura Jefatura de la Policía Local y otros espacios como un parque verde para los residentes de la zona, los vecinos de la calle Mariano Benlluire, próxima al recinto, han visto cómo desde hace unas semanas han ido llegado varias personas sin techo –hasta el momento en grupos reducidos– en busca de cobijo.

El lugar más demandado, aseguran los vecinos, es la entrada principal de la cárcel, que aún se mantiene en pie. Allí, bajo las uralitas de las plazas de aparcamientos de los funcionarios de prisiones, se levantan dos chabolas de cartones y tablas. Los residentes se quejan del ruido que hacen por las noches, en las que organizan “fogatas”, quemando plástico, cables y colchones: “La humareda es tremenda”, explica el dueño del bar de Mariano Benlluire, situado frente al solar derribado.

Pero la situación no es nueva. Los residentes relatan que los primeros indigentes asomaron a la zona “antes de las elecciones [por los comicios generales y andaluces]”. “Entonces –prosiguen– ocuparon una caseta de obras que, provisionalmente, dejaron los operarios encargados en la mejora de las calles. Tenían que volver a hacer nuevos arreglos”.

Durante este tiempo que quedó sin actividad, un grupo de sin techo se hacinó en la caseta de obras “con total impunidad y comodidad”, pues, explican los vecinos, que hasta llegaron a tirar un cable a la farola pública más cercana para disponer de luz eléctrica por las noches.

Los residentes temen ahora que la zona se convierta en “un reclamo” para los indigentes que deambulan por la ciudad y, en unos meses, lleguen a tener hasta “una promoción de chabolas adosadas” en el barrio.

Cerco policial. Por su parte, según fuentes municipales, el Ayuntamiento tiene previsto medidas de seguridad para evitar la ocupación ilegal de la parcela durante el desarrollo de las obras del parque y los nuevos equipamientos de La Ranilla.

5 comentarios:

herodes de la betica dijo...

Bueno, cualquier derribo es bueno para montar un tinglao de éstos. Ya lo de los puentes ha quedado desfasado. No, que en el del cachorro, también hubo su aquel. Estas son las cosas de nuestro ayuntamiento. Todo a medias...
Un abrazo, Antonio

Luz de Gas dijo...

Callejón buen trabajo. Para los vecinos esto no es nada agradable. A proposito de los puentes ¿que paso con el hijo de Marilyn que vivía debajo del puente a la salida para Huelva?

el aguaó dijo...

El parón trae estas consecuencias. Espero que se solucione pronto y reanuden el trabajo, pues será la mejor solución.

Un abrazo.

Luz de Gas dijo...

Lo he agregado también al feevy si te parece bien

Du Guesclin dijo...

Espero que no tengáis los problemas que estamos sufriendo en la zona de Miraflores con el desmantelamiento de las fábricas; hace unos días se han tenido que movilizar los vecinos para que los rumanos que han ocupado la fábrica de vidrio de La Trinidad dejen de desmantelarla. Y lo peor es que se supone que el Ayuntamiento iba a hacer una especie de museo en ella, pero al contrario, la ha dejado abandonada y se ha llenado de rumanos que, ya digo, estaban desmontándola prácticamente.

Saludos y mucha suerte Antonio, tienes mi apoyo en todo lo que necesiteis.